Saltar al contenido

Cute as a Bug: Los Lazos para niñas que se convirtieron en franquicia

franquicia CUTE AS A BUG

Berenice Frausto, mexicana apasionada por la moda para niñas, apostó por crear una marca de accesorios para el cabello distinta; la misma que hoy cuenta con más de 50 franquicias y 80 distribuidoras independientes en México y otros países.

El mercado infantil es un potente motor para las inversiones; específicamente, el de accesorios para niñas entre 0 a 12 años resulta ser una venta asegurada. Un accesorio en el cabello traslada a las niñas a un mundo de moda y diversión, ya que al momento de verse en el espejo se sienten únicas, lindas y femeninas.

Por otro lado, los puntos de venta de Cute as a bug, son de gran apoyo para estimular este tipo de compra experiencial, pues se les da plena libertad a los clientes de probarse cualquier diseño exhibido en ese momento, por lo que los padres no se resisten y terminan comprando.

Este éxito se complementó gracias a que, junto con su socio, analizaron la gran oportunidad que tenían los accesorios para el cabello en México y, al darse cuenta que no existía una marca posicionada en el país, decidieron fabricar accesorios de calidad y con muchísima variedad en diseños, tamaños y colores.

Pero, no solo el análisis previo del mercado y el esfuerzo de Frausto fueron los factores de éxito para el despegue de su emprendimiento, sino también del uso de herramientas digitales como Facebook, donde actualmente tiene más de 134 mil seguidores. También, tuvo que enfrentarse a los comentarios de su esposo quién no veía potencial en su idea de negocio y a sus propios tabúes.

“Luego de varios años trabajando de manera dependiente para una empresa de telecomunicaciones, reflexioné sobre lo que me hacía feliz, y eso se tradujo en sentir libertad y flexibilidad laboral para dedicarme a lo que más me gustaba: la moda”, dijo.

En conjunto, tanto su dedicación y visión han logrado que Cute as Bug, empresa regiomontana, 100% mexicana, cuenta ya con más de 15 años en el mercado infantil. Además, se ha posicionado exitosamente en más de 100 ciudades de México y en países como El Salvador, Panamá, Venezuela, USA, Reino Unido y Holanda; reforzando su éxito en la participación de diversas ferias comerciales importantes en Latinoamérica y Europa, ganando rápidamente la aceptación del mercado infantil.

Definitivamente, Cute as a bug, se ha convertido en una historia de éxito, emprendimiento e innovación, pero, sobre todo, ha logrado crear nuevos puestos de trabajos para mujeres de distintas zonas del país.

Según el portavoz de ZONAPADRES, Alejandro González, el mercado de la moda infantil es un negocio valorizado en miles de millones en México. “Tan solo en el último año, se registró un aumento del 10% en ropa para niños, alcanzando 44.800 mil millones de pesos, superando a la moda femenina y masculina que solo crecieron el 7% y 8% respectivamente”, señaló.

Por otro lado, no podemos dejar de lado que su consolidación y expansión fue gracias a apostar por las franquicias, un famoso modelo de comercialización que, en mayor o menor grado, se ha desarrollado con éxito en gran parte del planeta.

Las franquicias garantizan la aceptación del cliente, gracias al prestigio y reconocimiento ganado por la marca. Además, a través de su estrategia conjunta de marketing y publicidad, la franquicia da derecho a sus franquiciados para usar su nombre y darle orientaciones precisas sobre la gestión.

Algunos de los beneficios y ventajas de las franquicias mexicanas es lograr generar un patrimonio, claro está, operando en un modelo de negocio comercial probado, consolidado y con varios años de presencia en el mercado, así como un reconocimiento de marca, acceso a financiamiento y, por supuesto, contar con asesoría y capacitación continua que les permita impulsar su productividad y rentabilidad.

De esta forma, descubrimos que hay innumerables formas para desafiar nuestros conocimientos y habilidades para lograr convertirnos en prósperos empresarios, tal como el caso de Cute as bug, tú también puedes iniciar un camino hacia el emprendimiento.