Saltar al contenido

4 reglas para un KPI efectivo

Como medir las KPIs

Un Indicador de Desempeño Clave (KPI) es una forma simple y medible de monitorear el desempeño del negocio. Independientemente del tipo que este sea y están diseñados para responder rápidamente una pregunta:”¿Cómo lo estamos haciendo?

La creación de las KPI puede parecer fácil, pero con demasiada frecuencia las personas cometen errores. Esto conduce a una gestión ineficaz y perjudicar la productividad.

Para evitar estos errores hay cuatro reglas para asegurarte de que son eficaces para mantener y hacer crecer tu negocio: simples, cuantificables, colaborativos y visibles.

Hacerlos simples

Para empezar, sus KPIs deben ser simples. Esto significa que la gente tiene que ser capaz de entender de lo que están hablando en una fracción de segundo. La manera más segura de complicar su práctica de KPI es elegir demasiados. Esto confunde las prioridades de su equipo. Una buena regla general es que nadie debe recordar más de cuatro KPIs a la vez. Estos deberían ser:

  • KPI 1: El objetivo Principal de la Empresa
  • KPI 2: El objetivo principal del equipo
  • KPI 3: El objetivo principal del individuo
  • KPI 4: El objetivo secundario del individuo (opcional)

Una estructura simple como esta da paso a algo llamado árbol KPI. Este es un método de organizar sus KPIs jerárquicamente para que cada individuo en toda la organización pueda ver cómo su trabajo impacta a la empresa en general.

Esto no sólo asegura que la gente esté trabajando en lo más importante, sino que también ayuda a motivar a la gente, ya que le da sentido a su trabajo.

Hacerlos cuantificables

Más allá de hacerlas simples, necesita asegurarse de que sus KPIs sean mensurables y tengan un límite de tiempo. Esto significa evitar los KPIs subjetivos que están abiertos a la interpretación.

Hacerlos colaborativos

Los KPIs nunca cumplirán su objetivo de motivar a su equipo si son definidos únicamente por los gerentes y simplemente transmitidos a los subordinados al principio de cada trimestre.

Mientras que los gerentes pueden tener un mejor punto de vista sobre la salud de la empresa en su conjunto, los colaboradores individuales tienen una visión más clara en la realización de las tareas diarias necesarias para alcanzar estas metas.

Sólo uniendo el punto de vista gerencial de alto nivel con el punto de vista individual de cada tarea podrá definir KPIs efectivos.

Hacerlos visibles

Hay que tener en cuenta al definir los KPIs es que deben ser visibles en toda la organización. Usted necesita que las personas tengan la propiedad individual de los proyectos, tareas e iniciativas clave. Esto significa que se les debe dar tanto la propiedad como la responsabilidad de su trabajo.

La visibilidad es probablemente la más fácil de las cuatro reglas para los indicadores clave de rendimiento. Puede tomar la forma de una pizarra que tiene todos los KPIs de la compañía, equipo e individuales escritos en ella en un lugar público que todos puedan ver.

La visibilidad no se trata sólo de acceso, sino de crear una cultura centrada en los objetivos en su equipo y dentro de su organización. Una vez que los tenga monitoreados y visualizados en una ubicación central, asegúrese de discutir regularmente cómo lo está haciendo, planear estrategias para mejorar y celebrar el progreso en el camino.

Es poco probable que la primera vez que implemente KPIs sea un éxito, pero si aprende de sus errores pasados y hace los cambios correctos, eventualmente llegará a un lugar donde tendrá una forma sencilla y medible de monitorear y mejorar el desempeño de su negocio.