Saltar al contenido

Marketing de empresas

Los negocios, el comercio y el posicionamiento en el mercado, fungen como la principal plataforma de subsistencia de un gran porcentaje de la masa productiva. Este fenómeno se observa en todo tipo de población, en todos los países del mundo. Y así lo aseveran expertos en comercio digital como Neil Patel

Convertirse en emprendedor puede ser el medio más rápido y propicio para lograr una independencia económica, por aquello de que se trabaja cuando se quiere y bajo términos propios, empleando en esa actividad el tiempo que se disponga. A resumidas cuentas, el hecho de ser su propio jefe. Pero entrar en este mundo trae una pregunta habitual que todos los novatos se hacen: ¿cómo vender?

Cómo empezar desde cero

Lograr el éxito en esta nueva dinámica de vida, en la cual se crea una empresa propia para ofertar sus productos, propios o de terceros, requiere captar el mayor número de clientes posibles. Y esto se consigue partiendo de las interrogantes básicas: ¿cómo atraerlos? ¿Cómo lograr su lealtad y preferencia entre la competencia? ¿Cómo captar permanentemente su deseo de adquirir los productos que se están ofreciendo?

La respuesta a todas estas preguntas podría estar en una corta frase: desarrollar el marketing de la empresa. Esto requiere de una estrategia para promocionar el producto, pero ahondando primero en el conocimiento de las necesidades e intereses de sus potenciales consumidores, aprendiendo sobre sus gustos y acercándose a la persona a quien se le quiere vender. Más información en este blog.

¿En qué consiste el marketing de empresas?

No se trata de crear una amistad cercana o de establecer un vínculo más familiar, sino de acercarse como quien ofrece la oportunidad de obtener bajo los mejores términos, el producto que necesita para cubrir su necesidad. Esta es la principal función del marketing empresarial: hacer ver al cliente que se le da la mejor opción (aunque puedan existir muchas), independientemente del alcance que tenga la publicidad. Esto es lo que dice blog de Neil Patel al respecto.

El marketing empresarial permite dejar un poco de lado la aplicación de la venta directa como canal de distribución, algo que no es totalmente aconsejable salvo que ya se haya posicionado una marca en el mercado y que el cliente conozca los productos de la misma línea. Todo esto cuidando, por supuesto, de no ser agresivo con la oferta, ni de atropellar al cliente con un asedio o persecución para convencerle de comprar, sino que se le haga saber sutilmente que al realizar su compra, más que un gasto, estará haciendo una inversión.

Comienza a trabajar

Detectado el problema, la empresa debe comenzar a trabajar para hacer que los clientes no se vayan de la empresa, incluyendo los futuros clientes que podría obtener la empresa. Esto puede ser un poco complicado, pero si se estudia con detenimiento, es posible obtener resultados rápidos y efectivos.

Otro consejo práctico de Neil, es mantener a los clientes con necesidades cubiertas. Si un cliente siente que la empresa satisface sus necesidades y esta e contacto con el usuario, este puede sentir una cierta lealtad o enlace con la empresa. Esto termina siendo un punto muy positivo para la empresa, porque se limita el riesgo de que los clientes sean atraídos por la competencia.

El blog de Neil es muy práctico y puede ser de gran ayuda. No es necesario ser un experto o saber mucho sobre marketing o desarrollo de estrategias de mercado, para poder entender los puntos y consejos en el blog.

Esto quiere decir, que el blog es de mucha ayuda para aquellos que desean conocer más sobre el mercado que les rodea, pero no tiene amplios conocimientos profesionales, a diferencia de Neil.