Saltar al contenido

Oportunidades de franquicias para mamás

Ser mamá a tiempo completo supone muchas veces una limitación para realizar actividades económicas. En efecto, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), apenas el 47 % de las mujeres mexicanas en edad de trabajar se ha insertado a la fuerza laboral. ¿Las razones?  Por lo general, no tienen el tiempo ni las oportunidades para crecer en lo personal y profesional a la vez.

De acuerdo con el especialista de STYLEBOOK, Alejandro González, en México hay más de 15 millones de madres que trabajan, pero aún hay un número considerable que solo se dedica a labores domésticas. “Esto ha llevado a que incursionen desde casa en sectores como el de cosméticos, comercio, industrial, entre otros”, sostiene.

Pese a que el horizonte no es muy alentador, muchas mujeres han decidido convertirse en empresarias y emprendedoras a través del modelo de franquicias. Han optado por esta alternativa debido a que, sostiene el experto, se reduce el riesgo de fracaso, pues ya está probado de que funciona.

En este modelo no se garantiza el éxito, sino se brinda el apoyo necesario al inversionista. Así, se le brinda capacitación, respaldo, conocimientos, uso de tecnología y todo lo necesario para que aprenda el funcionamiento del negocio. En todo el proceso se acompaña a la mamá hasta que esté lista para dirgirlo.

¿Cuál es el secreto del éxito? Aunque no se garantiza de que en todos casos vaya a funcionar, lo cierto es que hay una considerable reducción del riesgo del fracaso, puesto que la empresa ya ha superado la etapa más crítica: la de la supervivencia, periodo en el cual quiebra la mayoría de iniciativas. En efecto, se estima que al menos el 80 % de negocios independientes no llega a los dos años de vida, en tanto que el 90 % de franquicias sobrevive más de cinco. La mamá (inversionista) salta esta dura etapa y adquiere la empresa cuando ya las aguas se han calmado.

Adquirir una franquicia se ha convertido en el trabajo ideal para el autoempleo debido, entre otros beneficios, a que es fácil de operar. Se trata de un esquema que no exige al inversionista estar presente durante todo el día. De este modo, permite a las mamás obtener ingresos sin descuidar su rol en casa.

Otra de las ventajas de las franquicias es que la labor del inversionista es como administradora de la firma, de forma que debe orientar los destinos del negocio para el éxito. Las mamás puedes escoger en qué giro invertir, pues hay franquicias en todos los sectores, desde comida, hotelería, estética, etc… Las opciones son muchas, solo se trata de escoger la más conveniente.

Sin duda, este modelo de negocio ha sido bien orientado hacia el segmento de madres, quienes muchas veces no pueden acceder a un trabajo de jornada completo debido a que tienen obligaciones que cumplir en casa.

Oyster, la cuenta de los Emprendedores con el respaldo de Mastercard te regala $200 pesos para probar su servicio.
PRE-REGISTRO